PAQUETE ECONÓMICO DE MADURO ES UN ACTO POPULISTA, IRRESPONSABLE Y DEMAGÓGICO QUE EMPOBRECERÁ MÁS A LOS TRABAJADORES Y AUMENTARÁ EL DESEMPLEO

Caracas.- El pasado viernes 17, Maduro anunció un conjunto de medidas económicas que harán de ese día el nuevo “viernes negro”. Devaluación oficial de más de 1300%, aumento del IVA, que es un impuesto regresivo que golpea a los más pobres, eliminación del ISLR a las transnacionales petroleras, dolarización de la gasolina, aumento salarial en un 3000% sin respaldo en un aumento de la producción convirtiendo en sal y agua el mismo y que va a provocar sólo una agudización de la hiperinflación, y una mayor pérdida de la capacidad adquisitiva de los venezolanos.

También hay que señalar que agentes económicos “dateados” sabían que el Gobierno devaluaría el Bolívar frente al dólar y por eso, cuatro días antes de los anuncios, estos agentes compraron todos los dólares que pudieron disparando el precio del dólar paralelo. En solo 4 días duplicaron su fortuna y nos hicieron a todos muchísimo más pobres. Esto sólo lo pudieron hacer porque tenían la información, pues son parte de ese pequeño grupo que controla el Estado.

Muchos podrían confundirse con estas medidas y pensar que el aumento salarial exorbitante es una señal de medidas progresivas, favorables al Pueblo. Claro que estamos de acuerdo con que los trabajadores tengamos sueldos dignos, que nos alcance para vivir bien. Sin embargo, es obvio que el incremento salarial, así como la devaluación oficial, impactará dramáticamente en la estructura de costos de todos los productos, pues no es un aumento que se realiza como incremento en la producción del país.

Para palear el incremento en los costos de producción, el Gobierno informa que “asumirá” el pago de los salarios de todos los trabajadores de la pequeña y mediana empresa”, olvidando que la mayoría de los trabajadores trabajan en la informalidad. Quienes laboran en el campo, los trabajadores por cuenta propia, los desempleados, amas de casa, etc. quedarán fuera de ese subsidio propuesto, pero serán afectados por el incremento escandaloso pero inevitable que ocurrirá en los precios. A esto le agregamos la imposibilidad del Estado, en la práctica, de asumir el salario por tres meses de millones de personas además, de los millones de empleados públicos, sin producir dinero inorgánico, principal causa de la hiperinflación. ¿No tenían dinero para aumentarle a las enfermeras y ahora tienen dinero para todos los empleados públicos y los millones de trabajadores del sector privado?

La conclusión inmediata es que este aumento es un acto populista, irresponsable y demagógico que empobrecerá más a los trabajadores y aumentará el desempleo y el cierre de empresas y de puestos de trabajo, porque para realizarlo deberán emitir dinero inorgánico que se traduce en mayor inflación y por ende en mayor pobreza. La irresponsabilidad del régimen de Maduro es tan obscena, que ahora, para tapar los primeros efectos negativos que ha producido su paquetazo hambreador, ha decidido amenazar y encarcelar a empresarios y trabajadores de comercios, quienes también son víctimas de las medidas del gobierno. El Frente Amplio se solidariza con ellos y exige su inmediata liberación. Los responsables de los aumentos de los precios no son ellos, sino las políticas económicas de la dictadura.

En cualquier parte del mundo, un aumento salarial sustancioso llevaría a una gran celebración. En Venezuela lleva a la incredulidad, a la incertidumbre y a la angustia. La parálisis fue lo que le siguió en todo el país a estos anuncios, señal inequívoca de la desconfianza del pueblo. Nadie cree ya en el Gobierno. Son demasiadas las mentiras y las promesas demagógicas realizadas. Es natural entonces que la mayoría del país intuya que estas medidas son irresponsables y empeorarán todo.

Igualmente advertimos que anclar el salario a una entelequia, a una invención inexistente, que carece de toda credibilidad como el llamado “Petro”, no logrará estabilizar la economía, sino que disparará la inflación a niveles que en nuestra historia no hemos visto. La economía es una ciencia sistémica en la que no se puede seguir improvisando. Si no se comprende sus elementos, los factores determinantes, una intervención irresponsable como ésta solo empeorará todo.

El Gobierno acaba de echarle “gasolina a la candela” para apagar la crisis económica y en los próximos días veremos el escalamiento de la misma. Esto no lo merecemos como Pueblo. Bastante ya hemos sacrificado. Hemos perdido familiares, otros se han ido, sacrificamos la alimentación, la salud, nuestra vida, por este empeño irresponsable de unos incapaces y corruptos de querer gobernar en contra de la voluntad de las mayorías.

Venezuela está despierta y de pie. Cuando un pueblo se decide a cambiar, no hay fuerza que pueda detenerlo.
Rumbo a la Huelga Nacional.

Caracas, 22 de agosto de 2018

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *