La reconstrucción de Venezuela nos necesita a todos

Venezuela ha vivido un periodo de polarización, divisiones, fracturas y odios. Por años, muchos venezolanos hemos dejado de vernos como ciudadanos con naturales diferencias y nos hemos visto como enemigos.

Esta forma de tratar nuestras diferencias nos ha sumergido en confrontaciones absurdas, en odios extremos, en declaraciones infértiles, en crímenes de intolerancia y en mucho miedo.

Una de las grandes metas que debemos alcanzar en la nueva Venezuela, la que está a punto de nacer, es la del reencuentro fraterno de todos los venezolanos, la reunificación de la familia separada por distancias y rencores.

Podemos tener diferencias enconadas, pero debemos reconocernos y respetarnos. Esto debe ser parte del sentido común en la nueva Venezuela. Una nueva Venezuela donde las personas seremos tratadas como ciudadanos iguales ante la ley, sin discriminación política, donde todos seremos inocentes hasta demostrar lo contrario, donde haya un sistema de justicia independiente del Gobierno y de las redes sociales, que juzgue con arreglo a la ley. Una Venezuela donde habrá justicia imparcial por todos los crímenes cometidos, donde quienes violaron comprobadamente DDHH respondan por sus actos, donde se sepa la verdad de todo lo ocurrido para que nunca más se repita, pero también una Venezuela alejada de la venganza. Esa es la Venezuela que queremos y necesitamos construir quienes luchamos por la democracia y los DDHH.

Por esto nació el Frente Amplio Venezuela Libre, para iniciar, en el liderazgo político, social y espiritual, ese reencuentro que debemos hacer en toda Venezuela. En su seno estamos las más diferentes corrientes democráticas de pensamiento, pero en respeto y en tolerancia.

Hacemos un llamado a toda Venezuela, y muy especialmente a los líderes de la sociedad, para que apostemos y militemos en el reencuentro de todo el país, en la esperanza, en el respeto, y dejemos atrás el odio que pospone el cambio.

Solo superando el odio y el deseo de venganza, podremos reencontrarnos para iniciar la reconstrucción nacional. Saquemos lo mejor de nosotros los venezolanos, apartemos los miedos del camino y aceleremos así el retorno de la democracia, la justicia y la prosperidad.

Unidad superior es la consigna para esta coyuntura histórica.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *