EL FRENTE AMPLIO VENEZUELA LIBRE A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

COMUNICADO

EL FRENTE AMPLIO VENEZUELA LIBRE A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

 

El Frente Amplio Venezuela Libre, plataforma unitaria de los sectores organizados de la sociedad civil venezolana y de los principales partidos políticos, se dirige respetuosamente a la comunidad internacional en virtud de la decisión del actual Presidente de perpetuarse ilegalmente en el poder a partir del 10 de enero de 2019. Como es del conocimiento de todos los pueblos y gobiernos del mundo, Venezuela no tendría un presidente constitucional ni legítimo,  electo por el pueblo, sino alguien que pretende usurpar el cargo de presidente por la fuerza.

Con fundamento en la anterior consideración el Frente Amplio Venezuela Libre propone lo siguiente:

I. Solicitar un aumento de la presión internacional, lo cual supone:

  1. Asumir la nueva situación política de Venezuela después del 10 de enero en el marco de la Carta Democrática Interamericana y el Protocolo Ushuaia II del MERCOSUR.
  2. Degradar las relaciones diplomáticas como consecuencia del desconocimiento de la legitimidad de origen de Nicolás Maduro, sin llegar a la ruptura de relaciones, para que los agentes diplomáticos continúen reportando lo que ocurre en el país y acompañando los actos de la Asamblea Nacional como única institución legítimamente electa.
  3. Solicitar a los Estados latinoamericanos que manifiesten individual y colectivamente las preocupaciones de la región respecto a Venezuela, a los socios fundamentales del régimen de Maduro: Cuba, China, Rusia y Turquía.
  4. Hacer un llamado a la Alta Representante de la ONU, Michelle Bachelet, a realizar su visita prevista en el marco de la resolución del Consejo de DDHH de la ONU, en forma perentoria y tomando en cuenta todas las voces de la sociedad venezolana.
  5. Trabajar en un Plan de Estabilización Económica y Reconstrucción de Venezuela desde los organismos financieros y de desarrollo multilaterales, con fondos suficientes para apoyar a un nuevo Gobierno de Unidad Nacional.
  6. Seguirle insistiendo al régimen de Maduro en la necesidad de aceptar ayuda humanitaria.
  7. Reconocer a la Asamblea Nacional como única instancia legítima y representativa del estado Venezolano y su Pueblo.

II. Impulsar una Resolución en el marco del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que permita realizar una Conferencia Internacional para promover la solución pacífica y democrática del conflicto político en Venezuela, tomando en cuenta los impactos que tiene para la paz y la seguridad internacional, como proceso de diplomacia preventiva y mediación organizado por el Secretario General de la ONU, António Guterres, y la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, con la presencia de delegados del régimen venezolano, la Asamblea Nacional y la sociedad civil venezolana, así como del Representante Especial Conjunto de ACNUR y la OIM para refugiados y migrantes venezolanos, Eduardo Stein, y representantes diplomáticos de actores relevantes para las Partes como el Grupo de Lima, EEUU, la Unión Europea, Japón, Cuba, China, Rusia y Turquía.

III. Explorar mecanismos que faciliten el inicio de una transición democrática, constitucional y pacífica, dejando claro que las sanciones que los gobiernos extranjeros, de manera soberana, han aplicado contra individualidades del gobierno podrían ser revisadas en el contexto de mecanismos de justicia transicional si se logra un acuerdo que derive en la salida del Gobierno por su renuncia concertada o el llamado a elecciones con condiciones democráticas, entre ellas, observación internacional calificada y facilitación del voto de los venezolanos en el exterior.

IV. Medidas orientadas a la diáspora venezolana:

  1. Solicitar a ACNUR y a la OIM el reconocimiento de una crisis de refugiados, a partir de la definición de la Declaración de Cartagena, y la movilización de recursos en cantidad suficiente para alimentar un fondo humanitario de emergencia. Si el caso de Siria es un referente, se requiere entre 3 y 5 millardos de dólares anuales por cada millón de refugiados que se necesite atender.
  2. Fortalecer las competencias del Enviado de ACNUR y OIM para Venezuela, Eduardo Stein, para que logre la coordinación multilateral necesaria para atender la crisis, y se involucre en la búsqueda de una solución negociada a la crisis.
  3. Ampliar el número de Estados que acepten documentos vencidos de venezolanos en el exterior, tomando en cuenta las dificultades existentes en Venezuela en la actualidad para expedir los mismos.
  4. Solicitar el estudio y aprobación de estatutos migratorios especiales que permitan la residencia legal temporal de los venezolanos que huyen de la crisis y que no califiquen bajo el estatus de refugiado.
  5. Evitar tomar cualquier decisión u acción que afecte la integridad territorial del Estado venezolano ni vincular estás diatribas limítrofes con las acciones internacionales para la recuperación de la democracia, y entre ellos la controversia del Esequibo, en el entendido que en Venezuela no existe un gobierno democrático que defienda legítimamente nuestros intereses nacionales y tenga en cuenta los derechos de las futuras generaciones.

Caracas, 07 de enero de 2019

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *